lunes, 5 de mayo de 2008

¡Hemos hecho la mitad!


Hemos llegado al meridiano de la expedición por la Capitalidad Cordobesa.

Cordoba Everest 2008 sigue su curso a pesar, aquí también, de los inconvenientes y limitaciones que estamos teniendo especialmente con el retraso para poder instalar y equipar el Campo 3.

Las expectativas aun asi siguen vivas porque mantenemos un cierto margen de tiempo de reserva y, sobre todo por que toda la primera parte ha sido muy positiva en todos los sentidos.

El trekking que nos acompañó nos ayudo mucho a hacer una entrada más divertida que nos permitió aclimatar en la primera fase prácticamente sin darnos cuenta. Hemos conseguido un campo base muy cómodo que nos hace mucho más llevadera la estancia aquí y el equipo que hemos reunido es un grupo de montañeros con experiencia pero sobre todo, buenos y divertidos compañeros para saber llevar y comprender los largos días de espera: Córdoba Everest 2008 gestionó los permisos y conformó el grupo final.

Tenemos a Xavi Arias y Xavi Aymar, catalanes patrocinados por el Ayuntamiento de Barcelona, destacar que Xavi Arias intentará la cumbre sin oxígeno y en menos de 24 horas. Ya hizo lo mismo el año pasado en el Cho Oyu consiguiendo su objetivo. Dos compañeros vascos patrocinados por el Ayuntamiento de Bilbao, Jordi y el poeta Juan Ramón Madariaga. Por parte andaluza nos acompaña la sevillana Catalina Quesada, patrocinada por la Junta de Andalucía, que sería la primera andaluza en conseguir la cumbre. Dentro de nuestro equipo cada grupo tiene una estrategia propia, adaptada a sus posibilidades y objetivos.

Pero es duro, muy duro. A la belleza desbordante de la cascada del Khumbu le sumamos el peligro que supone subir o bajar por ella para montar y aprovisionar el Campo 2. Las miles de grietas sin fondo contrastan con el azul turquesa del hielo milenario o el capricho de la naturaleza para crear la perfección del caos de hielo. Este ha sido el trabajo que ya hemos realizado gracias a la ayuda de nuestros sherpas Nima y Shere ellos son piezas fundamentales en las oportunidades de cumbre que tengamos. En su opinión la parte más dura, difícil y peligrosa de la ruta es la Cascada del Khumbu, un verdadero caos de la naturaleza cambiante e inestable, donde un amigo mexicano ya cayó en una grieta con la suerte de no tener más que heridas superficiales que no le impedirán continuar con la ascensión, aunque tendrá que reposar algunos días antes de subir de nuevo por consejo médico. Sabemos que es muy peligroso y sin embargo, también sabemos que somos unos privilegiados por vivir este momento histórico, y a eso nos aferramos cuando en los momentos de debilidad las fuerzas se ven mermadas. Ya la hemos subido y bajado cuatro veces y sólo esperamos que la próxima sea la definitiva.

¡El ataque a la cumbre!
Todas las noticias que nos llegan dicen que las limitaciones se acabarán el día 3 de mayo. Esto nos puede favorecer para adelantar el trabajo entre los siete y ocho mil metros que hay del campo 3 al campo 4. Ya tenemos y hemos comprobado las máscaras de oxígeno, y las botellas llegan en estos días.